My Title              GUÍA PRÁCTICA DE NUEVA YORK
  Contacto|||   Inicio                              ¿Qué ver?

    Edificios Religiosos                                        

          Museos, Bibliotecas.... 

                "Grandes" Edificios

                       Lugares Emblemáticos de la Ciudad   

                             Barrios con Encanto

                                    Parques y Jardines, espacios verdes

                                          Otros Puntos de interés

                                                Ubicaciones de los Puntos de Interés

                                                       Zona de Descargas

 

¿Qué ver en Nueva York? realmente la pregunta es ¿qué no ver en Nueva York? Es tanto lo que esta ciudad brinda, no sólo para los miles de visitantes que recibe diariamente sino para los millones de residentes que tiene, que hay muy poco que allí no haya. Pero bueno, Central Park es entretenido donde puede caminar en compañía de las ardillas y disfrutar de un paseo en coche. En Broadway puede ir a ver las mejores obras de teatro de todos los Estados Unidos, por cierto no deje de ver el show de Radio City a media cuadra del Centro Rockefeller. Little Italy (La Pequeña Italia) es un buen lugar donde ir a cenar. Puede tomar una lancha o bote para ir a la isla donde se encuentra la Estatua de la Libertad, símbolo tan grandioso de la humanidad. Puede subir a alguno de los rascacielos para que le chillen  los oídos y desde allá arriba ver la gente en la calle del tamaño de hormigas. Los museos de Nueva York, junto con los de Washington D.C., son los mejores de Estados Unidos.

Pero nos falta lo más importante: las tiendas. Sea una mesa en la acera donde alguien expone su mercancía o una de las tiendas más selectas que existen, es en Nueva York a donde se va de compras. Los precios de la ropa de última moda, según aquellos que saben de esas cosas, son muy razonables. Los efectos electrónicos, las prendas, los adornos, las antigüedades, sea lo que sea, si no lo encuentra en esta ciudad es muy probable que sea porque no existe.

   

Pero todo lo mencionado es insignificante con la verdadera magia de Nueva York. No importa cuanto uno se niegue a ir a esta ciudad, no importa todo el miedo injusto que las películas infundan o cuanta crítica se le haga, aun hasta daño físico, Nueva York sigue tranquila, esperando con toda la calma del mundo. Entre aquella cantidad incontable de personas o la gritería de algunos alborotosos, la ciudad permanece callada, segura de sí misma, sólida como una roca. Porque sabe que tarde o temprano todo caminante por ella tiene que caminar.